martes, 19 de julio de 2011

En el lugar y el tiempo correcto


¿Alguna vez les ha pasado que les encanta un libro por el momento o situación o incluso el lugar donde lo leen?

Acabo de leer un libro fantástico. Se llama The Help, de la autora Kathryn Stocket.

Para explicar el porqué de mi pregunta, tengo que decirles de qué trata el libro. Es la historia de tres mujeres en el sur de los Estados Unidos a principio de los años 60's. Aibileen y Minny son mujeres afroamericanas que trabajan como sirvientas en casas de mujeres americanas, mientras que Skeeter es una recién graduada de la universidad, quien buscando su propio camino, se cruza con Aibileen y Minny. De eso se trata la novela, de la vida de estas mujeres atendiendo a sus patronas, criando a los hijos de la familia, trabajando virtualmente como esclavas por menos del salario mínimo, escuchando tontería y media de la boca de sus patrones, cosas como que la orina de la gente negra contiene virus que causan enfermedades mortales para la gente blanca y muchas más declaraciones prejuiciosas y extremadamente degradantes.

Después de una racha de libros que no me convencían del todo, estoy contenta de haber encontrado una buena historia. Los personajes son tan reales, incluso en la forma de hablar (en especial la de Aibileen y Minny). La narración te transporta a ese tiempo y te atrapa desde la primera página.

Actualmente vivo en lugar similar a donde se desarrolla el libro. Llevo viviendo aquí un par de años y he aprendido mucho sobre esta región: el acento, las costumbres y, poco a poco, la historia con todo lo bueno y lo malo. Hace poco más de un año, me encontré con "The Help" en la cocina de una de mis tías políticas. Al preguntarle a mi tía política de qué se trataba y si le gustaba lo que leía, me respondió que el libro era muy bueno y que se trataba del Sur (US). En esos momentos, aún no me había acostrumbrado a vivir en el Sur, no conocía muy bien su historia y sabía poco de las costumbres, así que dejé el libro en su lugar, pensando que no era para mí y no volví a encontrármelo hasta hace un par de semanas, cuando mi suegra y yo buscábamos un buen libro para leer (por cierto, ella se llevó Agua para Elefantes).

Ahora, me pregunto si una historia como está se apreciaría tanto en otro lugar, en especial en Latinoamérica.

¿Hay acaso libros que se leen mejor dependiendo del lugar en donde estemos? Lo pregunto porque así como me encantó "The Help", puede que si se traduce al Español en Latinoamérica no guste tanto a la gente. En algún punto llegué a pensar que no sería lo mismo, que la gente en Latinoamérica probablemente no tendría esa conexión con la historia porque la gente de raza negra no abunda de igual forma que en US (por lo menos en México no) y porque las diferencias raciales no están tan marcadas como en este país. Pensé que tal vez ni siquiera valía la pena publicar esta entrada, que tal vez quienes leen este blog no se sentirían atraídos a leer este libro, hasta que una vez, hablando por teléfono con mi mamá, se me abrieron los ojos. Me estaba platicando de su vecina y de la muchacha que le ayuda en los quehaceres de la casa. Era una historia en que la vecina le contaba que le había pedido a su muchacha que le barriera la calle, a pesar de que no había basura en ella. Una tarea sencilla que casi le cuesta el trabajo a la muchacha y mientras escuchaba la historia era como si mi mamá (que todavía no lee el libro) la hubiera sacado de las páginas de The Help.

Sí, ahora comprendo que la idea de que en México no hay distinción de razas es algo ingenua. ¡Claro que la hay! Nuestra discriminación se enfoca más bien a las clases sociales, pero es exactamente el mismo tipo de veneno que lastima cualquier sociedad.

En mi casa nunca tuvimos una muchacha que ayudara con los quehaceres. Mi mamá, quien es una mujer increíble, era capaz de llevar una casa, criar a dos hijas y trabajar de tiempo completo. Así que mi hermana y yo, orgullosamente podemos decir que nunca maltratamos o discriminamos a gente del servicio doméstico. Sin embargo, mientras crecía me tocó ver varias escenas relámpago de maltrato o descortesía en casa de varias compañeras de la escuela. No voy a decir sus nombres ni lo que vi, pero cuando recordé esto, me impresioné, porque parecen momentos sacados de The Help. Es increíble que haya tantas Hillys (la villana de la historia) en la ciudad donde me críe y me preocupa un poco porque estas compañeras ahora son "las señoras de la casa". ¿Seguirán en los mismos pasos? ¡Ojalá que leyeran The Help! Mínimo que vean la película que está por salir el próximo mes.

En fin, The Help se ha convertido en uno de los mejores libros que he leído este año. A ver si alguno otro le gana.

lunes, 18 de julio de 2011

De Regreso

No sé porqué hoy me dio curiosidad saber qué había pasado en mi blog las últimas semanas y me animé a visitarlo. Me llevé una gran sorpresa: ¡no he escrito nada desde abril! Sabía que tenía tiempo sin escribir, pero no pensé que fuera tanto tiempo.

En fin, sé que no tengo excusa; podría decir que me ha tocado viajar, organizar una nueva etapa en mi vida, etc, etc. Podría contarles todo lo que he tenido que hacer en estos últimos meses y poner mis actividades como pretexto, sin embargo, no estaría siendo del todo honesta. Así que prefiero contarles la verdad: he estado evadiendo el blog, porque estoy algo decepcionada del mundo editorial.

Después de pensarlo mucho, decidí que no quería que esta entrada se convirtiera en un mar de quejas, porque a mí tampoco me gusta leerlas. Sin embargo, quiero contarles algo muy personal, algo que me ha sucedido en esta profesión, porque sé que muchos de ustedes desean dedicarse a la escritura profesionalmente algún día y quisiera que estuvieran preparados.

Así que, ahí les va: después de dos años de haber publicado mi libro en México, aún no he recibido el pago de mis regalías. Sobra decir que estoy muy decepcionada de Editorial Norma México y me pregunto si le hace lo mismo a otros autores que publican con ellos, o si sólo a los que somos nuevos o si únicamente es a mí.

Quiero aclarar que a Editorial Norma Colombia es una empresa muy diferente a su contraparte en México. No tengo queja alguna de ellos. Siempre he recibido a tiempo (y sin tener que mandar correos electrónicos e infinidad de papeles para que se me hagan los pagos) las regalías obtenidas por las ventas en Latinoamérica.

Todo esto me hace preguntarme cómo una empresa con el mismo nombre, puede comportarse de una manera tan diferente. ¿Es acaso la ubicación? ¿Qué pasa con Norma México?

Hubo varias ocasiones en que quise hablar de esto, pero me contuve porque no quería que nadie pensara que un escritor se dedica a esta profesión por razones monetarias y tal vez por este motivo evité presentar una queja formal en contra de Norma. Respecto a este asunto, quiero dejar algo muy claro: No, no escribo por dinero (jaja, creo que ningún escritor que empieza lo hace), sin embargo, considero justo que se me haga el pago de la ganancias obtenidas con mi propiedad intelectual y de la cual la editorial ha obtenido ganancias por los últimos dos años.

Creo que a causa de este descontento he descuidado un poco mi carrera como escritora y me he enfocado a otros aspectos de mi vida. Como quien dice, para no hacer corajes, mejor me he dedicado a otra cosa, pero también me he cansado de evadir el tema, de tener abandonado mi blog, de no tener el mismo contacto con mis lectores, de no dedicarme a escribir como lo hacía antes. Con esto no castigo a nadie más que a mí misma.

Me tomó tiempo entender que antes de publicar escribía por puro amor, por pura pasión a la escritura; sí, soñaba con que mis historias llegaran a muchas personas, pero no era ese mi motivo principal. Me tomó tiempo volver a encontrar ese motivo: yo escribo para contar historias, escribo porque amo escribir. Sigo soñando con que mis historias lleguen a mucha gente, pero ahora, con la tecnología y gracias a los libros electrónicos, el que una editorial decida publicar tu trabajo no es la única manera. Es algo hermoso ver tu propio trabajo en papel, pero el e-book le da una ventaja indispensable al autor: control. Control sobre dónde y cuándo se publica su trabajo, control sobre las ventas y finanzas de su propiedad intelectual.

En fin, los mantendré informados acerca de este problema y a partir de hoy reanudo mi actividad en el blog.