miércoles, 13 de abril de 2011

¿Será que ya crecí?


Acabo de terminar de leer hace unos minutos (literalmente) el último libro ganador del Premio Gran Angular de España, dedicado a la literatura juvenil. Este año, la obra ganadora se titula Pomelo y Limón y, gracias a la tecnología y a que este año también salió a la venta en formato electrónico, me fue posible leerlo apenas unas cuantas semanas de que hubiera salido a la venta.

Sí, sí, ya sé, que no es lo mismo leer un libro electrónico que uno de papel. A mí también me hubiera gustado leerlo en papel, pero por mi ubicación geográfica hubiera tenido que esperar mucho tiempo. Digamos que por acá (para mi desgracia) escasean los libros en español, hay que pedirlos por Internet y resignarse a no encontrar todo lo que se quiere leer.

En fin, volviendo a la trama del libro, ahí les va: Se trata de un par de adolescentes (María y Jorge) que son vecinos, que se quieren, cuyas madres son famosas y por causa de su fama, la relación entre los dos chicos se vuelve un gran lío en la prensa española, luego a los chicos les prohíben estar juntos, etc. Créanme, no le arruiné la historia a nadie contando esto. Es una novela muy al estilo Romeo y Julieta con un toque de tecnología. Creo adivinar que ése fue el principal motivo por el cual Editorial SM la premió: el uso de facebook, blogs, celulares (móviles) y demás dentro de la novela.

Confieso que al principio me costó leerla, no lograba atraparme, sentí que se introdujo la historia unas cinco veces y yo lo único que quería era ¡leer la historia! Además de que todo parecía estar en desorden y no tener sentido (esto se corrigió y entendió mucho mejor avanzada la historia). Pero bueno, superado ese primer tope la trama se volvió tierna, por lo menos hace pensar en cómo es el amor cuando uno tiene unos catorce o quince años, lo lindo que es empezar a salir con alguien, estar enamorada/o de tu novio/a, el principio de una relación, etc. En eso le doy un gran punto a la autora; seguro que muchos chicos y chicas se verán identificados y se emocionarán con esta parte.

Luego sigue el conflicto, la parte más dramática de la novela, un rumor terrible que yo ya veía venir, pero al mismo tiempo deseaba estar equivocada porque se me hacía un recurso algo trillado.

En general, (¿qué puedo decir?) es una historia linda. No quiero sonar dura, de verdad que no. Sé lo que es estar en esos zapatos, los de autora. Desde mi perspectiva no es la más grande historia de amor que haya leído ni la más romántica ni la más original.

Mientras leía, le contaba a mi esposo mis inquietudes y opiniones acerca de este libro. Al escuchar todo lo que tenía que decir de esta obra, muy atinadamente me dijo: "A lo mejor es que ya creciste." Es decir, que tal vez este libro ya no es para mí y creo que tiene razón. Tengo veintisiete, no quince. Y esta novela es para chicos. Amo la literatura juvenil porque me hace soñar, porque siempre se trata de la historia, porque no se hunde en complicaciones, porque no necesita un lenguaje rebuscado para contar algo fantástico. Me da miedo pensarlo, pero, ¿será que ya estoy demasiado grandecita para leer literatura juvenil :s?

Puede ser.

Pero también sé como lectora que las obras de arte perduran sin importar el tiempo, que las grandes obras de literatura juvenil son capaces de conmover a jóvenes y adultos, que tocan las fibras más sensibles de cualquier corazón humano. Sé que así tenga treinta, cincuenta o cien años (bueno tal vez no tantos), voy a seguir creyendo que La Ladrona de Libros, La Espada Azul y Harry Potter y el Prisionero de Azkaban son excelentes libros y todos son de literatura juvenil. Sé que así tenga treinta, cincuenta o cien años, Crepúsculo me va a parecer una novela terrible.
Pomelo y Limón no está en ninguna de las dos categorías mencionadas arriba. La prueba más difícil que un libro tiene que superar es la del tiempo. ¿Recordaremos Pomelo y Limón?

7 comentarios:

  1. dos x uno! dos entradas despues de 5 semanas! WOW!

    El quinto dragon opino, no porque seas mi amiga, que tambien es juvenil si asi podemos decirlo, pero gusta a todo publico no importa el tiempo en la persona, pienso que no es tu obra maestra pero ahi vas, dandole con ganas y empezando la carrera hacia los clasicos. Aun se que puedes dar mas. Referente a tu tema, no es que hayamos crecido, es que cuando algo esta escrito con el corazon, no importa la edad.

    ResponderEliminar
  2. Hola Grey Dan, muy amable tu comentario jeje; pues ahí la llevo, cada día aprendo algo nuevo :)

    Creo que es lo que marca la diferencia entre una y otra obra, qué tanto conmueve, qué tanto llega a las personas que la leen. Como digo, igual y este libro le fascinará a los chicos entre 13 y 18 años, creo que ése es su propósito. Hay otras obras que sin proponérselo son más universales.

    Y bueno, dos entradas en dos días, jeje, ya era hora de que empezara a cumplir mi propósito de Año Nuevo, ¿no? jeje.

    Un abrazo.

    P.D.: Te debo un correo!!

    ResponderEliminar
  3. Es cierto que hay un elemento generacional que permea en muchos géneros y del cual uno puede estar ausente.
    A mi me encanta la blognovela de Ángela Arias, "Los hijos de Aesir" (aesir1.blogstpot.com). Sus personajes están bien definidos, no son planos y la historia es muy buena, pero siempre me quedo con la impresión de estar viendo un "manga" o un "anime", lo que para mí es medio exótico, pero para un chico de entre 10 y 20 son de lo más cotidiano.

    ResponderEliminar
  4. Hola Aarón, qué gusto leer tu comentario :)

    Voy a checar esa blognovela que mencionas. Se me antoja leer algo que parezca manga o anime. Para mí no es tan cotidiano, aunque imagino que para alguien que es un poco más joven será algo muy normal. De cualquier forma disfruto mucho este tipo de novelas.

    Gracias por la recomendación y saludos :)

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Hola Paulina! que bueno que regresaste despues de tanto tiempo.

    Bueno a mi paso algo parecido con un libro cuando tenia solo 16 años con "Juventud en Éxtasis" de Carlos Cuauhtemoc Sánchez. A pesar que a la mayoría de mis amigas les encantaba ese libro, incluso los profesores lo recomendaban, para mi fue intrascendente, ni bueno, ni malo. Obviamente se me hacía muy raro que un libro que era netamente juvenil no me fascinara; sin embargo no le di mucha importancia ya que como tu misma dices, un buen libro perdura en el tiempo sin importar el género ni el tipo de público al que este dirigido.

    Aún no he leído "Pomelo y Limón" pero, aunque parece una novela poco original, espero poder hacerlo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Kemisa, yo también tuve la desgracia de leer Juventud en éxtasis. Creo que era cuando estaba de moda ese autor y fue un error fatal. Para colmo, en la escuela tuve que leer otro libro del mismo autor y también me pareció muy malo. Nunca entendí porqué la maestra escogió ese libro habiendo otros mucho mejores, con una mejor historia y calidad literaria. Por eso es difícil hacer que la gente lea, si lo poco que lee es malo y poco original, pues así nunca se van a animar.
    Pomelo y Limón no fue un mal libro, es sólo que creo que no era el libro adecuado para mí. Tal vez a ti sí te guste :)
    Saludos de nuevo.

    ResponderEliminar