viernes, 31 de diciembre de 2010

Lo Mejor y Lo Peor del 2010



Último día del año. ¡Qué rápido! Este año se fue volando; en unas cuantas horas será 2011.

Quiero dedicar esta última entrada a los mejores y peores libros que leí en el año. Durante estos doce meses me tocó leer de todo; desde libros extraordinarios, libros que no estuvieron nada mal, hasta libros terribles y aburridos. Hablando de éstos últimos, decidí que finalmente revelaría el famoso libro de febrero, el peor que he leído en mucho, mucho tiempo.

Respecto a las excelentes historias que leí, me pasó algo muy extraño; casi todos coincidían en dos cosas: eran libros impresos (es decir no e-books) y desde las primeras páginas se notaba que serían muy buenos libros.

No tengo nada en contra de los libros electrónicos; al contrario me da gusto no tener que pagar el envío, tener acceso inmediato e ilimitado a muchos libros que tal vez serían difícil de obtener. El único comentario que tengo es que en español aún no hay mucha variedad, aún faltan muchos libros buenos en formato electrónico.

Aquí está mi pequeña lista; no mencionó todos los que leí este año, sino los que más llamaron mi atención (ya sea por buenos o malos).

Los mejores:

-Historia del Rey Transparente de Rosa Montero. Sin duda alguna de los mejores libros que he leído en mucho tiempo; hasta me atrevería a decir que fue el mejor del año. Antes de leer este libro tenía poco interés en las Cruzadas y la Edad Media, no obstante, después de leer esta historia mi interés ha despertado. La obra es un viaje increíble por esos tiempos, llena de personajes inolvidables, a través de los ojos de una mujer extraordinaria.

-Las Mejores Alas de Antonio Malpica. Ésta es la historia de un niño de la calle; es un libro interesante, divertido, conmovedor y sobre todo lleno de esperanza. Este autor tiene un gran don narrativo, logra conmover y emocionar sin siquiera rozar la cursilería, sin hacernos sentir lástima por los personajes.

-Maridos de Ángeles Mastretta. Este año redescubrí los cuentos; este libro en partícular lo disfuté mucho. Es un espejo no sólo de los matrimonios, sino de las mujeres mexicanas, del amor, del gozo, las tristezas y de la humanidad. Todo narrado magistralmente en historias de unas cuantas páginas. Este libro me hizo reír, me hizo llorar, entender y pensar.

-I Am the Messenger, de Markus Zusak. Una gran excepción de este año. Es una novela que leí en formato electrónico, en inglés y cuyo autor es australiano. Me encantan las novelas de Zusak; cada vez que consigo una de sus novelas, sé que no me decepcionará y en esta ocasión no fue la excepción. Sus novelas entienden a los jóvenes, como si Zusak pudiera meterse en su cabeza y relatarnos qué es lo que nos pasa a través de sus historias.

-Shiver de Maggie Stiefvater. Creo que lo que más me gustó fue cómo incorporó fragmentos de los poemas de Rilke, hizo que me enamorara de la historia, que el amor entre los dos personajes principales pareciera auténtico. También durante el año leí la segunda parte, Linger. No estuvo nada mal; aunque hubo muchas críticas, a mí sí me gustó y pienso leer la tercera parte, aunque eso sí me gustó muchísimo más el primer libro.

Hubo muchos otros libros, sin embargo, para mí esos fueron los mejores.

Ahora los peores de este año. Le pensé mucho para esta categoría. Sí hubo más de dos que de repente me aburrieron, pero tampoco estuvieron tan mal como para escribir sus nombres aquí. De todos los libros que leí en el año sólo hay uno que merece estar aquí:

Tiger's Curse de Coleen Houck. Éste es el mejor ejemplo de por qué no dejarse engañar por opiniones ajenas. El libro tiene excelentes calificaciones en Amazon.com. Lo compré en formato electrónico, después de haber leído muy buenos comentarios. Hasta eso la idea no está tan mal, pero la infinidad de detalles inservibles (desde qué shampoo usan los personajes, hasta qué tipo de barrita de granola comen y cuántas botellas de agua se toman al día), hacen la historia muy tediosa. A ello también debe sumarse los personajes planos: el príncipe azul perfecto hasta más no poder, el hermano gemelo galán y la protagonista, quien está en medio de ellos y es el personaje más aburrido de los tres. Ni hablar de que en la historia no pasa nada, todo parece estar planeado y resolverse en un segundo. ¿Quieren saber lo peor? ¡Hay segunda parte! Y creo que hasta tercera, pero en fin.

Esos fueron los mejores y peor libro del año. ¿Cuáles fueron los mejores libros que leyeron este año? ¿Y los peores?

Por último, quiero aprovechar para desearles un muy Feliz Año Nuevo. Qué este 2011 les traiga mucha alegría, buenos libros, felicidad, y mucha paz. Gracias por leer :)

jueves, 23 de diciembre de 2010

Este Año


Hay muchas cosas que agradecer. Sí, como escritora, aunque pareciera que este año no pasó nada, tengo que agradecer muchas cosas.

Este año terminé mi nueva novela. Me costó mucho trabajo, no sé si sea así para todos los escritores, pero después de haber publicado por primera vez, la siguiente novela es muy difícil. Cuando nadie ha leído tu trabajo, todo es ganancia; sólo se puede mejorar y no habrá personas esperando tu siguiente trabajo para juzgarlo. Una vez que se ha cruzado esa línea con la que muchos escritores soñamos, hay muchas expectativas, propias y ajenas. La pregunta "¿podré escribir algo bueno de nuevo?" está presente en repetidas ocasiones. Tal vez por eso me tardé tanto en escribirla; debo confesar que hubo momentos en que me sentía llena de ansiedad. Pero, ¿saben qué es lo raro? Que toda esa inseguridad se evaporaba en cuanto escribía; es más, únicamente me sentía ansiosa cuando no escribía. Logré perderme entre mis letras, entre párrafos, por horas, días y meses. Y al final, terminé mi novela.

Después de haber hecho semejante confesión, seguramente se preguntarán en dónde está esa nueva novela. Y la respuesta es: la tiene mi editora. No sé si ya la haya leído o no, me dijo que me daría su veredicto hasta finales de enero. No tengo ni la menor idea de lo que vaya a decir, no sé si me vaya a decir que tengo que reescribirla, si haya detalles que no le gusten, si le vaya a gustar o no, no sé. Y la verdad es que ni siquiera me gusta pensar en ello; no quiero pasarme la Navidad preocupada, jajaja.

Creo que debo estar loca para admitir que escribí una novela, que nadie ha leído, de la cual aún no tengo retroalimentación alguna. ¿Por qué estoy escribiendo esta entrada? Porque se lo debo a mi novela. Porque por meses, mientras la escribía, anunciar su existencia en mi blog era algo con lo que soñaba, compartir con ustedes que por fin la había terminado era una gran motivación a la hora de escribir. Me hubiera gustado hacerlo después de que mi editora me diera su opinión, sabiendo si la publicarían o no, gozando de mi pequeño triunfo. No obstante, las cosas a veces no salen como imaginamos.

Sin importar el resultado, aunque más tarde tenga que corregirla (o reescribirla), se publique o no, aún así quise escribir esta entrada y gritar a los cuatro vientos que había completado mi novela, sentirme triunfante, celebrar y compartirlo con ustedes. Porque a veces, para los escritores, para cualquier persona dedicada al arte, lo más difícil es creer en tu trabajo. Yo sí quiero creer en el mío; no tanto en mi habilidad (porque sé que aún me falta mucho por aprender), sino en mi voluntad, porque ésa es una cualidad indispensable para un escritor: jamás dejarse vencer, jamás dejar que esa vocación se desvanezca.

Quiero creer en esta novela, soñar con que algún día verá la luz y la leerán ustedes y muchas personas, quiero soñar como algún día soñé cuando vi El Quinto Dragón recién terminado. Y pensar exactamente lo mismo: encontraré la forma.

P.D.: La foto de la entrada es una pista de lo que se trata ;-)

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Una Vida Dedicada a Escribir


Eso fue lo que pensé cuando leí el discurso de aceptación del Nobel de Mario Vargas Llosa: una vida dedicada a escribir. ¡Qué privilegio! Es un honor que aquellas historias que nacen apenas de una pequeña imagen y se gestan en la mente de una persona toquen a generaciones enteras.

Dejando a un lado todos los premios y reconocimientos, lo importante, es haber podido entregarse a esa pasión; aquella vocación inevitable que muchos sentimos, pero que no todos son capaces de seguir, ya sea por miedo, dudas o cualquier motivo. Se necesita ser muy valiente para desafiar cualquier obstáculo que se interponga entre nosotros y nuestra vocación.

La parte que más me conmovió fue cuando dice que en momentos de desesperación, entregarse a su trabajo de contador de historias siempre ha sido la luz que señala el final del túnel, que ha sido su trabajo lo que siempre lo ha salvado. Sus palabras me emocionaron tanto, porque me siento igual; porque los libros han sido muchas veces mi refugio y, mis historias, el desahogo, el único lugar en donde sé que siempre seré libre.

También menciona cómo la literatura ha cambiado a la humanidad; cómo debió haber sido cuando nuestros ancestros imaginaron por primera vez una historia y la contaron y así cambiaron su destino y se convirtieron en humanos. Soñar con una sociedad mejor, imaginar historias es lo que nos humaniza, no la tecnología ni las tareas diarias.

Bueno, sólo quería hacer un pequeño comentario acerca de este discurso. Para los que lo quieran leer, les dejo el link:

http://www.elpais.com/elpaismedia/ultimahora/media/201012/07/cultura/20101207elpepucul_1_Pes_PDF.pdf

Dejando a un lado los defectos y controversias que cualquier escritor pueda tener (¡somos humanos!), admiro a la gente que dedica su vida a la literatura y agradece lo mucho que ésta les ha dado. Espero que lo disfruten tanto como yo.