miércoles, 27 de enero de 2010

OLFATO


Olfato no es una historia convencional. A pesar de que habla de vampiros, no se trata de la misma historia que nos han contado en los últimos años dentro de la literatura juvenil. Olfato no habla del vampiro guapo que se enamora de la chica humana y la hace de héroe durante toda la serie. Olfato, del escritor Andrés Acosta, es mucho, mucho más.

No por nada se ganó el Premio Gran Angular 2009 en México. Ahora, después de haber leído la obra, les doy toda la razón a quienes la eligieron como la novela ganadora. Hoy, cuando el mercado de la literatura juvenil está saturado de vampiros y de historias muy parecidas, Andrés Acosta nos regala una novela única.

El protagonista es un joven mexicano de dieciséis años llamado Fluvio, quien en la primera página declara ser un vampiro. La primera parte de la novela relata cómo Fluvio se convirtió en vampiro y nos lleva de paseo por Europa; desde Berlín hasta los Balcanes.

Un detalle que quiero mencionar es que a mí nunca me ha gustado el Metal; es más, muchas veces lo juzgué mal. Después de haber leído OLFATO tengo curiosidad de saber más acerca del Metal. No sabía que había tantos tipos ni que estuviera tan ligado a la música clásica. Durante la primera parte de la novela, Fluvio y sus nuevos amigos nos dan una clase acerca del Metal. De verdad que aunque no soy fanática, me dieron ganas de escucharlo, de sentir lo mismo que provocaba en los protagonistas.

El lenguaje que Andrés Acosta utiliza es sencillo, lo cual hace que la historia fluya rápidamente y que los personajes parezcan reales. Fluvio podría ser cualquier adolescente mexicano. Además, dentro de la novela encontramos diversos personajes que reflejan parte de los jóvenes del país.

Es una historia muy original, que te lleva por caminos inesperados. Si esperan la típica historia estilo Crepúsculo, éste no es el libro correcto. Olfato es una historia de aventura que explora una rama no muy conocida acerca de los vampiros: los lampires.

A mí me encantó, me pareció una historia fresca entre las decenas de novelas de vampiros (qué la verdad ya me tenían cansada). La recomiendo mucho, espero tengan oportunidad de leerla.

Por lo pronto, los invito a que visiten el blog de Olfato, donde encontrarán cosas muy interesantes: http://como-me-hice-vampiro.blogspot.com/

Por último, una felicitación a Andrés, excelente escritor y magnífica novela.

martes, 26 de enero de 2010

Concurso de Microrrelatos


Editorial SM organiza un concurso de microrrelatos. Desafortunadamente está abierto únicamente para residentes de España, sin embargo, quise informarles al respecto por aquellas personas que disfrutan de los microrrelatos y para que voten por sus favoritos.

Ya hay bastantes en la competencia y en lo personal, entre los que he leído he encontrado algunos que son excelentes. Es lo bueno de los microrrelatos; en pocas palabras se puede crear una historia y hacer volar la imaginación.

Pueden encontrarlos en esta página: http://www.microrrelatos-sms.com/

Espero los disfruten ;)

En otras noticias, estoy leyendo OLFATO de Andrés Acosta (¡por fin lo conseguí!). Así que próximamente habrá reseña ;-)

sábado, 2 de enero de 2010

Empezando el Año: I Am the Messenger

Hola a todos, bienvenidos al 2010 :)

Me gustaría empezar el año con el pie derecho y escribir más seguido en el blog. Hoy por lo pronto les traigo una recomendación literaria. Acabo de terminar de leer un libro increíble y cada vez que termino de leer una historia tan buena, quiero que otra gente lo lea.

El libro se llama I Am the Messenger y el autor es Markus Zusak. No es el primer libro que leo de este autor; La Ladrona de Libros es una de mis novelas favoritas. Zusak escribe de una forma muy fresca y dinámica, sin importar el tema que toque. No sé por qué últimamente he desarrollado antipatía por los libros llenos de "paja"; páginas y páginas de detalles que no son importantes para la historia. Los libros de Markus Zusak son el remedio contra esto. Claro que contienen descripciones, no obstante, los detalles son muy naturales, justo lo que necesita para que la historia esté completa. Tal vez por estas razones sus novelas se leen tan rápido.


I Am the Messenger trata de un joven taxista de 19 años llamado Ed. La historia comienza en medio de un asalto a un banco, donde Ed se encuentra como rehén con sus amigos, Marv, Ritchie y Audrey. Ed se da cuenta que el ladrón de bancos es un completo inepto y frustra el robo (casi por accidente). Ed no tiene ningún tipo de aspiración ni meta, tampoco tiene muchas cosas de qué sentirse orgulloso; su padre murió de alcoholismo, su madre no lo quiere por conformista, proviene de uno de los peores barrios de la ciudad y pasa sus días bebiendo y jugando cartas con sus amigos. Sabe que es poco menos que un mediocre, no obstante, partir del asalto de banco frustrado, su vida empieza a cambiar.

Ed comienza a recibir cartas en su buzón, las cartas contienen direcciones (o pistas) de gente que debe ayudar, entregar un mensaje. El primero es una mujer que es golpeada y abusada sexualmente por su marido borracho todas las noches. El segundo, una anciana solitaria que cena todas las noches en silencio. El tercero una chica que corre descalza por las mañanas... ¿Será Ed capaz de entregar el mensaje a estas personas? ¿Habrá más mensajes después de éstos? Tendrán que leerlo para averiguarlo ;)

Como podrán darse cuenta por la sinópsis, se trata de un libro de literatura juvenil. Desde mi perspectiva, la historia da en el clavo acerca de los problemas que enfrentan los jóvenes hoy en día. Sin importar el lugar en el mundo, Ed y sus amigos retratan a los jóvenes que viven sin motivación; aquellos que no sienten ningún tipo de entusiasmo por la vida, quienes no tienen sueños o se sienten condenados a una rutina.

Debo admitir que tengo cierta debilidad por las historias en donde el personaje sufre una transformación de este tipo. Se puede ver claramente la evolución de Ed, cómo poco a poco abre los ojos con cada mensaje. La relación que tiene con sus amigos también dice mucho, pasa de ser algo superficial, de sólo jugar cartas y emborracharse a algo verdadero. No quiero decirles más para no arruinarles el libro; prefiero que lo lean ustedes.

Feliz fin de semana.