martes, 9 de noviembre de 2010

Los Clásicos


A todos alguna vez nos ha tocado leer por lo menos uno. Ya sea por obligación escolar o por gusto, hemos tenido en nuestras manos uno de esos libros que llaman "clásicos".

¿Qué es lo que hace a una obra clásica? Si me hubieran preguntado hace diez años, cuando aún cursaba la preparatoria, les hubiera respondido que el único requisito era que fuera un libro viejo. No estaba tan perdida; aunque ahora reconozco que si bien, la mayoría de los libros clásicos tienen años y hasta siglos de haber sido escritos, la edad no es el único requisito para que una novela sea clásica. Creo que es algo más, dos cosas que importan más: la capacidad de marcar la vida de sus lectores y de perdurar a través del tiempo.

Esos dos factores son los que hacen de un libro un clásico. Qué grandioso es pensar en cuántas vidas ha transformado un libro como Mujercitas o Cien Años de Soledad. Qué sublime es saber que a pesar que los tiempos cambian, Orgullo y Prejuicio y Cumbres Borrascosas permanecen.

Si bien, el lenguaje utilizado en otros tiempos no es el más cómodo o entendible de leer en nuestra era, bien vale la pena asomarse a los clásicos de vez en cuando. Por algo han permanecido tantos años y entre sus páginas tal vez encontremos algo que le de un giro a nuestra vida. Eso sí, tengo la firme convicción de que su lectura debe ser siempre voluntaria, ¿por qué menciono esto? Aunque ustedes no lo crean hay gente que se siente obligada a leer TODOS los clásicos, que los lee sólo por decir que lo ha hecho, por cumplir con una rara obligación cultural. Nunca hay que olvidarse que la lectura es una actividad placentera, algo que se hace por gusto y no por obligación. Algo que vale la pena mencionar es que probablemente no les vayan a gustar todos los clásicos. Cada persona es diferente; así como a mí me gusta Los Miserables, tal vez a otra persona no le parezca nada extraordinario. Alguien puede encontrar una conexión con la obra de Shakespeare, mientras que habrá otros que no les guste tanto. Lo bueno es que hay variedad en temas, estilos, épocas y lenguaje. Viva la diversidad en los libros.

Acabo de terminar de leer un libro y estaba buscando que leer. Visité una librería en busca de algo que llamara mi atención en la sección de literatura juvenil, pero no encontré nada fuera de lo común: vampiros enamorados, problemas de secundaria, brujas, magia, etc, etc. Si la literatura juvenil actual parece haber caido en lo mismo (por lo menos por esta última visita a la librería jeje), me refugio en los clásicos, que por cierto, en formato electrónico muchas veces son gratis. Tengo por aquí Las Aventuras de Huckleberryfin, El Jardín Secreto, Poemas de Rilke, Peter Pan, El Principito, Cumbres Borrascosas y El Aleph. ¿Cuál leeré?

Les comparto los clásicos que más me gustan:

-Mujercitas de Louisa May Alcott
-Cumbres Borrascosas de Emily Brontë
-Orgullo y Prejuicio de Jane Austen
-El Aleph de Jorge Luis Borges
-Cien Años de Soledad de Gabriel García Márquez
-Los Miserables de Víctor Hugo

Por último creo que por los clásicos decidí empezar a escribir. Me gusta pensar en todas las vidas que toca un libro, en que las letras permanecen, que parte de nosotros se queda en la Tierra, a pesar de la muerte, a pesar del tiempo.

¿Qué opinan acerca de los clásicos? Seguro que alguna vez les tocó leer alguno (aunque sea en sus años escolares). ¿Hay alguno que les guste?

12 comentarios:

  1. Hola, Paulina. Como siempre, es grato leerte. Te cuento que yo también he estado pensando en los clásicos por estos días. Me he sentido un poco abrumado últimamente por tanta actualidad literaria, jeje. Si bien no soy de los que desprecia las obras nuevas (hay a quienes no les interesan nada y prefieren irse a lo seguro con libros probados por el tiempo), sí me parece importante volver una y otra vez a los clásicos ya frecuentados, así como probar con los que no se conocen.
    Creo que en parte me pasa como a ti en tu reciente visita a la librería: ante libros de vampiros y ángeles enamorados, y de adolescentes monstruosos, uno termina preguntándose si no es una obscenidad leer esas obras inocuas antes que aquellas que han perdurado en el tiempo y han dejado honda huella en cientos de lectores.
    En suma: tengo ganas de empaparme de los clásicos otra vez. No dejaré de leer actualidad, pero sí trataré de ser más selectivo al enfrentarme a ella.
    Un abrazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Hola Javier, ¿sabes qué fue lo que me hizo pensar en los clásicos? El link del artículo que pusiste en Facebook con la lista de los libros que han transformado la vida de ciertos escritores. Leí la lista y casi todos (o más bien todos) los libros que mencionan son clásicos. Me picó la curiosidad y ahora quiero leer clásicos un rato, por lo menos hasta que encuentre otro libro actual que me interese. Aunque a mucha gente no les llama la atención (principalmente porque el lenguaje es de otros tiempos) yo creo que de ellos se puede aprender mucho. Yo vivo obsesionada con El Aleph de Jorge Luis Borges y con los libros de Mark Twain jaja. Tengo curiosidad de leer En Busca del Tiempo Perdido de Marcel Proust y Las Olas de Virginia Woolf. ¿Los has leído?
    Coincido contigo; tengo que ser más selectiva. Este año he leído libros extraordinarios, pero también me he topado con un par que no fueron tan buenos. Por lo pronto, leeré uno o dos clásicos.
    Como siempre gracias por tu valioso comentario.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Paulina. Yo tengo una particular obsesión con los libros clásicos porque fueron ese tipo de libros que hicieron que me enamorara de la literatura y quisiera escribir. Entiendo tu reacción al ir a una librería y encontrar todo ese grupo de libros "de moda" que no aportan nada.
    La lista de tus libros clásicos favoritos me gusta mucho. Además, yo tendría que añadir La señora Dalloway, los libros de Jane Austen, Madame Bovary, Ivanhoe, los libros de Goethe, El amor en los tiempos del cólera, Conversación en La Catedral y Jane Eyre.

    Saludos,
    Meli

    ResponderEliminar
  5. hay un artículo de Italo Calvino sobre los clásicos; http://lecturaspeligrosas.blogspot.com/2006/03/italo-calvino-por-qu-leer-los-clsicos.html Siempre es bueno encontrar nuevos significados en las lecturas que han apasionado a tantas generaciones

    ResponderEliminar
  6. Mis clásicos preferidos son Tom Swayer, Oliver Twist y David Copperfield. Inolvidables. Pese a los casi veinte años que hace que los leí, en el caso de Tom casi treinta. Quizá va siendo hora de releerlos, pero me sucede al menos con otros libros, me aburre saber lo que va a acontecer y termino abandonando la relectura.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Hola Meli, estoy muy de acuerdo con los libros que agregaste a la lista. Cuando se trata de los clásicos, la lista es interminable. Por lo pronto estoy refugiada en la literatura clásica, por lo menos hasta que encuentre algo que de verdad quiera leer en la literatura actual.
    No me sorprende que hayan sido los clásicos los que hicieron que quisieras escribir; a mí me pasó igual. Basta un solo libro para que a uno le cambie la vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Aarón, gracias por el link que me mandas, voy a leer el artículo. Yo te mando éste: http://www.elpais.com/elpaismedia/eps/media/200808/10/portada/20080810elpepspor_1_Pes_PDF.pdf
    Es una lista de los libros que han cambiado la vida de escritores actuales. En su gran mayoría son clásicos :)
    Estoy de acuerdo con lo que dices: algo tienen los clásicos que apasionan a generaciones.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Hola Begoña, a mí me fascina Tom Sawyer :D Es un libro muy entretenido, lleno de aventuras y a la vez sencillo. Me encanta.

    Entiendo lo que dices acerca de releer. No obstante, cuando han pasado tantos años desde que leíste ciertos libros, cuando vuelves a ellos, los lees desde otra perspectiva, es casi como leer un libro nuevo, porque los entiendes de una manera diferente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. ¡Huckleberry Finn! Huckleberry Finn es la novela que debes leer, Paulina, es estupenda. Para mi gusto, es superior a Tom Sawyer, y lo mejor es que en muchas escuelas de Estados Unidos se prohibió por ser políticamente incorrecta para las "buenas costumbres" del país, en especial del sur. Te va a encantar, es muy divertido.

    Las Olas de Virginia Woolf es una novela deliciosa, muy poética.

    Un clásico-clásico que nunca hay que olvidar es el Quijote.

    Peter Pan es una de las novelas que tengo que leer yo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Asilo, me leíste el pensamiento, estoy leyendo Huckleberry Finn :D Me encantan los libros de Mark Twain, son inteligentes, y divertidos. Ojalá la literatura juvenil actual aprendiera un poco más de ellos.

    ¿Cómo se me pudo haber olvidado El Quijote? Mil gracias por recordármelo. Hace ya muchos años que lo leí, pero vale la pena volver a leerlo.

    Me hace falta leer algo tan poético como Las Olas. A ver si puedo conseguirlo pronto. También me falta leer Peter Pan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Paulina, otro clásico que no puedes dejar de leer es La Conjura de los Necios, de John Kennedy Toole. Es una novela divertidísima.

    ResponderEliminar