miércoles, 30 de diciembre de 2009

¡Adiós 2009!

Falta poco para que termine el año. Probablemente la próxima vez que escriba una entrada en el blog será 2010. Por estas fechas me da por reflexionar y de repente me pongo nostálgica. ¿A ustedes les pasa lo mismo?

Hace un año estaba escribiendo El Quinto Dragón. No tenía ni la menor idea de lo que iba a pasar, rogaba por poder terminar el libro a tiempo y mi futuro como escritora era completamente incierto. Si hay algo que recuerdo antes de enterarme que iban a publicar mi novela, era mi actitud: no sabía si iban a escoger mi libro o no, sin embargo, tenía fe en mi trabajo y me dije a mí misma que si no lo escogían, iba a tocar puertas en casas editoriales hasta que lo publicaran. Me alegra que las cosas hayan resultado tan bien.

Escribo todo esto como un mensaje a mis lectores; sé que muchos de ustedes también escriben y tienen obras guardadas en el closet o en la cabeza. Tal vez este 2010 sea un buen año para sacar esas historias a la luz. Lo digo por experiencia, uno nunca sabe lo que puede pasar con esa idea, con esa historia.

Éste es también un mensaje de agradecimiento para todos ustedes, queridos lectores. Gracias por sus comentarios, críticas, preguntas, opiniones y ánimos. Gracias por hablar de El Quinto Dragón con sus amigos, por mencionarlo en su blog, por ir pasando la voz. Me hacen tener confianza en mi trabajo y me motivan a seguir escribiendo. Espero que con mi historia se animen a escribir ustedes también.

Hoy sigo escribiendo y ruego poder hacerlo siempre. Quiero seguir contando historias, descubriendo personajes, creando mundos y emociones. Hoy más que nunca entiendo, sé que escribir es mi vida.

Adiós 2009, gracias por todas las bendiciones. Bienvenido 2010.

martes, 22 de diciembre de 2009

Los Libros y La Tecnología

Hola a todos, hoy tengo algo que platicarles.

No soy una persona muy orientada a la tecnología. En realidad, todo lo contrario; la resisto lo más que puedo. Podrían preguntar a la gente que me conoce y ellos dirían que traigo el celular menos equipado que pude encontrar, la laptop más barata que hay y todos ustedes saben que al principio no tenía ni la menor idea de cómo manejar este blog (todavía a veces batallo jaja).

En fin, a pesar de que no soy fanática de los "gadgets", esta Navidad me tocó recibir uno como regalo. Ayer que mi novio y yo hicimos el famoso intercambio recibí un aparatito muy útil llamado Kindle. Tenía meses pensando en sí lo compraba o no lo compraba y después de leer kilos y kilos de información sobre él, seguía sin decidirme (cabe mencionar que cuando se trata de tecnología sufro de indecisión crónica). Ayer fue una verdadera sorpresa recibirlo (yo pensaba que me iba a regalar un libro jijiji).

De eso quiero hablarles ahora; tal vez sea un poco pronto dar mi opinión acerca del Kindle, puesto que no lo he tenido mucho tiempo, pero ahí les va de todas formas. Para quien no haya escuchado hablar de él, Kindle es un aparato que descarga libros electrónicos y que te permite leerlos. Es muy ligero y pequeño; para que se den una idea, es más pequeño que una netbook. Es más, les pongo fotos que encontré en amazon.com

Este aparatito tiene la capacidad de almacenar 1,500 libros y cuando se llena esa capacidad puedes borrar esos libros y éstos quedan archivados en una biblioteca virtual en amazon.com, cuyo contenido puede descargarse cuando el lector lo desee.

Existen más de 390,000 libros para descargar y los precios van desde cero (sí CERO) hasta veinte dólares aproximadamente. Es más, por lo general dan un mejor precio por la versión Kindle de un libro que por un libro impreso.


Por el momento, hay dos versiones, una de ellas proporciona cobertura 3G global, o sea que se pueden descargar libros en muchos países del mundo, incluyendo, por supuesto, México.

Como pueden ver, tiene muchas ventajas. Lo único que veo negativo en este asunto es que los títulos en español son limitados. Estuve explorando y los libros buenos en español son en su mayoría clásicos. Son contados los libros contemporáneos.

Por lo demás no le veo ningún problema, es más, estoy encantada con este aparato. En lugar de tener que escoger dos tres libritos para leer cada vez que viajo, puedo llevarme toda la biblioteca electrónica (¡Eso me me gusta!) Supongo que lo que lea en el Kindle, será en su mayoría en inglés y también abre las puertas a infinidad de libros que tardan en llegar a Latinoamérica (y de pasada nos ahorramos lo del envío).

En lo económico, tiene grandes ventajas. La mayoría de los clásicos en inglés son GRATIS. Sí, autores como Jane Austen, H.G. Wells, Alexandre Dumas y Julio Verne entre muchos otros no tienen costo alguno. Esto es el regreso a los clásicos :D!!

Debo confesar que mis dudas acerca del Kindle se trataban del cariño (y a veces adicción) a los libros. Me encantan los libros impresos. Aunque suene raro, uno de mis aromas favoritos en este mundo es el de un libro nuevo. Creo que sentía que con este tipo de aparatos, la lectura se tornaría un poco fría e impersonal, pero no, estaba completamente equivocada. La experiencia de adentrarse en una historia sigue siendo la misma, igual de poderosa que siempre.

Por lo pronto estoy leyendo Persuación de Jane Austen, ya les diré mi opinión acerca del libro.

¡Feliz Navidad!