martes, 7 de julio de 2009

Entrevista con María García Esperón

Hace un par de semanas, después de leer Querida Alejandría, contacté a la éxitosa autora de este libro y de literatura infantil y juvenil, María García Esperón. Ella fue muy amable y publicó una nota acerca de El Quinto Dragón en su blog y además me hizo una entrevista muy interesante, la cual acaba publicar. A continuación aquí está la entrevista:



Paulina Aguilar Gutiérrez es una joven escritora mexicana originaria de la ciudad de León, Guanajuato, que ha obtenido el primer Premio Nacional de Literatura para Jóvenes FeNal Norma 2009, con su novela El quinto dragón. La obra y la autora han suscitado inmediato entusiasmo en el ambiente de la literatura infantil y juvenil mexicana.
De una escritora mexicana para el mundo El quinto dragón será distribuido en varios países de Latinoamérica. Para seguir la trayectoria de ésta que se antoja una fulgurante novela, el blog de su autora, llamado El sueño de mi pluma en: elquintodragon.blogspot.com.

¿Qué es para ti la fantasía?

Para mí, la fantasía es soñar despierto, dejarse llevar por la imaginación, borrar los límites de lo posible y lo imposible. Más que un escape de la realidad, es una respuesta del ser humano, un mundo aparte, una realidad alterna que existe dentro de uno mismo.


¿Cómo definirías la relación entre la fantasía y la realidad en el espacio de tu novela?

Como una línea borrosa, así fue como quise que fuera. Por eso, la fantasía y la realidad traspasan sus espacios continuamente.


¿Qué papel desempeña tu conocimiento de lenguas extranjeras –inglés y alemán- en tu proceso de escritura?

Siempre hay algo de inglés o alemán que se cuela en mis historias. No necesariamente en una palabra en algún otro idioma, a veces en una descripción, en algo que imagino. Más que el conocimiento de inglés o alemán, son los viajes que he hecho, las culturas que he explorado lo que de repente entra en alguna de mis historias.


¿El quinto dragón lleva de la mano a Paulina Aguilar o Paulina Aguilar lleva a El quinto dragón?

El quinto dragón lleva la mano de Paulina Aguilar, definitivamente. Aunque a veces pensaba que la historia y yo nos fundíamos, que no había diferencia entre la una y la otra, mi mano está en cada uno de los párrafos.


¿Qué importancia tienen los sueños, o el soñar despierta, en tu quehacer literario?

Sin duda es el ejercicio clave para poder escribir. Sentarse a escribir ante una página en blanco debe ser aterrador; a mí me gusta llegar con una idea en mente y la única forma de lograr esa idea previa es soñando o imaginando. Soñar despierto es un ejercicio placentero, propio del ser humano y para un escritor es la forma básica de tejer o construir historias.


¿Qué te ha aportado a ti, en lo personal, la escritura de esta novela?

Para mí, lo que me aportó es haber encontrado al fin mi voz como escritora. Llevaba mucho tiempo tratando de escucharme a mí misma y el haber podido escribir y terminar El quinto dragón me permitió entenderme mejor como autora. A pesar de que es una historia fantástica es muy personal.


¿Qué piensas que esta novela aporta a los lectores?

Cada lector nota algo diferente de la historia y tiene una conexión especial con ciertos momentos de la novela. Mientras que un lector se identifica con la fuerza de Jan, su devoción para con Abi, su búsqueda incansable; para otro el momento clave es la separación de dos personas que se aman.
El quinto dragón transmite esa pasión que sienten los jóvenes, pasión por seguir su vocación, por estar con la persona amada y pasión por la vida.


¿Cuáles son las fuentes –literarias, cinematográficas, plásticas, vivenciales- en las que bebe El quinto dragón?

En primer lugar la música. Para mí es muy importante para poder escribir, me provoca soñar despierta. En eso soy muy afortunada o tal vez cierta sensibilidad se desarrolla cuando una persona está en el proceso de escribir una novela, los sentidos se agudizan y la inspiración se encuentra en todas partes. Cualquier cosa que transmita belleza o algún sentimiento, se transforma en palabras que al final serán parte de una historia.
Para El quinto dragón, la música del compositor japonés Joe Hisaishi fue una de las fuentes principales. Su música me hace soñar y escribir durante horas. Se nutre también de la noche (el libro entero fue escrito de noche), de su silencio, de su paz, de su frío.

¿Cómo definirías las siguientes entidades? ¿Qué palabras asociadas se te vienen a la mente?

Libros: respuesta, camino.
Arte: eternidad, vocación.
Dragón: voluntad, femineidad, fuerza interior.
Amor: inspiración, vida.
Jóvenes: sueño, esperanza, pasión.



Libros: Son mi manera de encontrar respuestas, un amigo, un espejo, un camino a seguir.
Arte: La única forma que tiene el ser humano de ser eterno.
Dragón: Una fuerza interna, oculta, femenina, considerada por algunos como algo malo, cuando en realidad es parte de la naturaleza humana.
Amor: Energía pura, fuente de inspiración y vida.
Jóvenes: Personas que sin importar la edad sienten esa pasión por la vida y buscan seguir su vocación y cumplir su misión en este mundo.

Les recomiendo visitar la página de María García Esperón, siempre tiene cosas muy interesantes acerca de literatura infantil y juvenil, además de historia y poesía: http://mariagarciaesperon.blogspot.com/2009/07/paulina-aguilar-gutierrez-en-busca-de.html